Return to site

“Ya no hay vuelta atrás”

Hola, me llamo Michell, soy mexicana tengo 20 años y dos nombres, uno que eligieron mis padres con mucho amor desde antes que yo naciera y otro que me estuvo esperando al otro lado del mundo.

· China,Students life,Scholarships

¨Hace un año tome una de las decisiones más importantes de mi vida, estudiar mi carrera en el país “más lejano” con la cultura “más rara” y el idioma “más difícil”.

Este mes comencé mi segundo año en China y en dos semanas finalmente he puesto a prueba todo lo que aprendí en el primer año de fundamentos (IFP Foundation Program) todo ha sido una aventura pero quiero empezar hablando de lo más reciente; el comienzo de mi carrera en Comercio Electrónico Global.

 No importa que tanto estudies nada te prepara lo suficiente para la primera clase en la universidad, entrar en aulas con espacio para 200 alumnos siendo el único extranjero, todos los ojos en ti y escuchar susurros como “¿Se habrá equivocado de salón?”

Comienza la clase y empiezas a sudar porque de primera impresión no entiendes nada, los maestros de la universidad no hablan de la misma manera que un maestro en el centro de chino preparado para hablar con extranjeros y parece que los 10 meses de idioma se borraron en 2 meses de vacaciones.  Primer chiste del profesor y todos se ríen, quizás nunca se sepa si la risa fue para quedar bien con él o realmente dijo algo gracioso porque ni siquiera sabes cuándo empezó la broma.

 

No ha sido fácil, oficialmente estoy viviendo como una estudiante más en este país, convivo con los nativos, voy a sus clases, hablo su idioma y aprendo muchísimo de ellos todos los días. Estoy envuelta en una cultura que atesora como nadie el conocimiento, el nunca dejar de aprender, y es lo que más me llevo de ellos todos los días, porque no importa cuantos tiempo pase siempre voy a descubrir algo que no sabía.

En las aulas de clase todo es en mandarín, sin pausas ni traducciones que podrían atrasarnos y a los compañeros que si crecieron con este idioma, aun cuando no entendemos el cien por ciento lo que se dice en clase eso no quita el hecho de que podamos darnos cuenta de la calidad de nuestros profesores por todos los métodos didácticos que usan, gestos, la manera con la que se dirigen a los compañeros, y sobre todo el entusiasmo que ponen a sus clases, podemos decir que ya nos dimos cuenta que hace a esta universidad es una de las más competidas de china.

Una primera clase en una universidad china es ver el pizarrón y saber que ya va a estar escrito el código de QQ para acceder al grupo de la clase donde se está enviando toda la información desde el momento que accedes, se utiliza QQ para todo.

            A donde voltees siempre hay un compañero en su celular ya sea en QQ visualizando las diapositivas de la clase, extranjeros traduciendo en el momento todas las palabras nuevas con solo tomar una fotografía por WeChat y otros hasta reservando espacio en el camión de la escuela desde la app de la universidad. Las TIC son parte de la vida universitaria en china de una manera que sobrepasa a cualquier otro país.

            Por mas lejos que estemos todo se siente muy familiar, los alumnos nos sonríen, nos preguntan de donde venimos y ayudan cuando hay cosas que no entendemos a la primera, hemos hecho nuevos amigos con nombres muy chistosos como “Bird”, “Latte” y “Lucifer”, en China los nombres tienden a tener significados muy literales entonces me gusta pensar que al entrar a la secundaria y tener la oportunidad de elegir un nombre en ingles ellos pensaron que la dinámica no sería diferente.

Apenas nos estamos acostumbrando a todo esto, ya hemos apoyado con nuestras primeras tareas en equipo y nos causa mucha ternura que enviemos nuestra parte del proyecto y así sea un párrafo los compañeros nos motiven y festejen cada letra solo porque estamos haciéndolo en el idioma con el que ellos crecieron.

Mi horario es bastante pequeño comparándose con mi IFP Program y preparatoria, el día más largo solo tiene 6 horas de clase, sin embargo, el tiempo que invertimos estudiando cada materia por nuestra parte extiende la carga porque aun con el programa existen muchas cosas que nuestros compañeros aprendieron a lo largo de toda una vida y aun cuando se nos dieron los cimientos o las bases está en nosotros construir la obra.

Estas semanas han estado llenas de muchos retos en lo académico, somos conscientes de que seguir aquí va a requerir un esfuerzo fuera de lo ordinario, pero todos los días solo me aseguro más de que vale la pena.

Por Michell Aileen Félix Encinas, CCN Ambassador.

All Posts
×

Almost done…

We just sent you an email. Please click the link in the email to confirm your subscription!

OK